fbpx
Técnicas para el tratamiento del ictus

LAS TÉCNICAS PARA EL ABORDAJE DEL ICTUS

Índice de Contenido

Este artículo sobre técnicas de abordaje está especialmente indicado para aquellas personas que ya sois Terapeutas Ocupacionales o que estáis en camino de serlo.

Estoy segura que os será de gran ayuda para obtener buenos resultados y beneficios en tus pacientes.

Si eres familiar o conocido de alguna persona afectada por ictus también te invito a leerlo ya que te puede ayudar a saber cómo trabaja el profesional en este tipo de afectaciones y orientarte en el proceso.

Básicamente, en este artículo te voy a proporcionar información sobre:

  • Cómo se organiza y planifica un caso domiciliario
  • Consejos para crear un vínculo entre paciente y profesional
  • Técnicas empleadas en el tratamiento del ictus

Y esto, ¿qué te aporta a ti como Terapeuta?

Cuando en tu día a día tengas que tratar un caso y especialmente si es un ictus, estos temas te van a ser de gran ayuda a la hora de abordarlo. Ampliarás el abanico de conocimientos sobre el tema y verás puntos de vista de otro profesional y sus métodos de trabajo que podrán ayudarte en tu caso práctico.

Empezemos por el primer paso… 

¿Cómo organizo el caso?

Lo primero que hago es obtener información sobre la persona y su caso, para así tener toda la información necesaria y saber de dónde partir. Para ello me documento a través de la historia clínica del paciente, informes médicos y el propio testimonio de la familia.

Una vez tengo dicha información y la analizo al mayor detalle que puedo, me traslado hasta su casa, donde conozco personalmente a la persona y obtengo más datos sobre el caso, su estado y como lo está viviendo. Si la persona no tiene las capacidades para explicarse y trasladarme la información que necesito, el familiar o cuidador casi siempre pueden ayudarme.

Recomiendo, si la persona tiene la capacidad de expresarse, valorar a la persona a solas. Lo comento porque en ocasiones la persona  cuando está delante la familia, tiende a delegar más en ellos, y al final quien acaba explicando el caso y como se siente es la familia. Yo personalmente prefiero estar a solas con la persona, para poder valorarla bien y ver cómo se siente realmente, y así evitar que se distraiga. De ese modo, consigo tener la mejor valoración de su estado actual.

«La mejor información sólo la podemos obtener directamente del propio paciente»

La siguiente fase es valorar su autonomía en las AVD, sus capacidades y áreas afectadas para así crear un plan de tratamiento individualizado y ajustado a sus necesidades.

 Dependiendo de lo que tengo que valorar, utilizo escalas o evaluaciones estandarizadas, y otras que no lo son, pero que son igual de indispensables. Un ejemplo es la observación de la autonomía mediante la implementación de alguna actividad, juego o ejercicio. Hasta el día de hoy este tipo de valoraciones a través de la observación me han ayudado mucho para obtener información de las dificultades que tiene la persona en una actividad real. Te muestra la realidad, las dificultades y las capacidades que tiene la persona. Es una herramienta muy importante para el tratamiento, ya que obtienes información mediante actividades cotidianas.

Mi punto de partida a la hora de trabajar un caso es coger como guía el marco de trabajo de la Terapia Ocupacional, y escojo el modelo y marco de referencia según el caso y objetivos a trabajar.

Tras realizar la valoración inicial, según los resultados obtenidos, te marcas unos objetivos de tratamiento a corto, medio y largo plazo, siempre teniendo en cuenta las prioridades de la persona y sobretodo siendo objetivos realistas y alcanzables. Que puedan cumplirse, y así evitar la frustración en la persona en caso contrario.

En el caso de que la persona no sea consciente de sus limitaciones, habrá que abordar este tema primeramente, y si se tratase de un caso más complejo, aconsejo que se aborde desde el ámbito de la psicología, ya que ellos tienen más herramientas para llevar al paciente a un punto de aceptación de su estado actual y sus limitaciones.

«Sólo cuando el paciente se compromete con la terapia podremos sacar lo mejor de la terapia»

Durante todo este proceso, la persona debe aceptar que forma parte de este proceso y a su vez sentirse cómoda y con ganas. Para llegar a esto, debe conseguirse un vínculo entre profesional y paciente. Se debe crear un puente de confianza, que nos ayude a llegar hasta la persona. 

Remarcar, que durante todo el proceso rehabilitador, hay que ir haciendo un seguimiento y reevaluación de la persona cada cierto tiempo para ver el progreso e ir ajustando el tratamiento si fuese necesario. La terapia ocupacional es dinámica y cambiante con el paciente, no debemos olvidarlo.

 ¿Cómo crearemos el vínculo terapeuta-paciente? 

A continuación te detallo algunos consejos que te ayudarán a llegar hasta tu paciente y crear un buen vínculo. Son la mayoría de ellos escritos a partir de la propia experiencia, por lo que tal vez puedas añadir tus propias técnicas: 

  • Siendo empáticos
  • Siendo sinceros y no dar falsas esperanzas
  • Teniendo en cuenta a la persona (vida anterior, rutinas, gustos, hobbies,…)
  • Respetando su integridad e intimidad
  • Teniendo en cuenta sus prioridades y objetivos
  • Teniendo en cuenta sus limitaciones y capacidades

Hasta aquí hemos visto cómo planificar y organizar el caso. A partir de aquí me adentraré más en el área del tratamiento. Te quiero mostrar algunas de las técnicas y terapias que utilizo para la rehabilitación del ictus.

Los casos que he tenido a lo largo de mi vida me han hecho utilizar diferentes técnicas y terapias, con las que he visto progreso y mejoría en la autonomía de la persona. Pero no solamente son en base a mi experiencia, la gran mayoría están fundados sobre estudios que corroboran su utilidad.

Antes de empezar a explicarte las técnicas que utilizo, quiero aclarar que dependiendo del tipo y grado de lesión cerebral, la zona dañada y su afectación, podrá haber mayor o menor mejoría, y tener un mejor o peor pronóstico. Cada caso es único. 

Lo que sí puedo afirmar, es que los casos en los que he podido trabajar, a todos les ha beneficiado la Terapia Ocupacional y han tenido considerables mejoras en uno o varios aspectos. Unos han sido más lentos y otros más rápidos, pero todos han mejorado.

«Concibo la Terapia Ocupacional como vehículo hacia la mejora de la autonomía»

En mi opinión, la clave está en no dejar de rehabilitar, para no ir a peor, conservar las habilidades y recuperar todo lo que sea posible a base de terapia y constancia. Habrá casos que no se recuperen del todo las habilidades previas al accidente cerebrovascular, pero sí mejoran en buena medida su calidad de vida.

Las terapias y técnicas que utilizo están basadas en el marco neurorehabilitador, biomecánico y de integración sensorial, y a continuación os hago un breve resumen de las diferentes herramientas que empleo en el tratamiento: 

  • Bobath:

    Conocido como concepto Bobath, es una técnica de rehabilitación beneficiosa para el tratamiento de pacientes neurológicos. Cuando hay una lesión en el sistema nervioso central que afecta al desarrollo funcional, al control postural o al movimiento, utilizo esta herramienta complementada con otras. El fundamento de esta técnica es observar, analizar e interpretar el movimiento, el control postural y el tono muscular, es decir, el desarrollo funcional de la persona en diferentes tareas. Después de valorar e interpretar, este método aplica técnicas de facilitación y manejo global con el objetivo de mejorar el control postural y el movimiento en las tareas.

  • Perfetti o ejercicio terapéutico cognoscitivo:

    Método o técnica de rehabilitación que utilizo también cuando hay una lesión neurológica y hay una afectación en el movimiento. Está orientada a reeducar a nivel motor, con el objetivo de recuperar el movimiento. La teoría de esta técnica afirma que trabajando la parte más cognitiva y psicomotora de la persona, recuperaremos su movimiento.

  • Estimulación Basal:

    La utilizo cuando hay grandes discapacidades que afectan al desarrollo funcional de la persona. Cuando hay una lesión que altera nuestros sentidos, percepción, esquema corporal, el movimiento o nuestra comunicación con el mundo. Es una de las mejores técnicas para trabajar los casos anteriores. Se trabajan tres áreas básicas: la somática, la vibratoria y la vestibular.

  • Integración Sensorial:

    Su teoría nos explica que gracias a ella organizamos las sensaciones de nuestro cuerpo y del exterior, y podemos responder y actuar de manera adecuada y correctamente a las demandas ambientales. La uso cuando hay afectaciones sensoriales que impiden el desarrollo funcional de la persona y su correcta respuesta con el entorno en su día a día.

  • Restricción del lado sano:

    Una de las técnicas más actuales. La utilizo cuando  hay una extremidad afectada y la otra está sana. Consiste en “bloquear”, no utilizar la extremidad sana, y utilizar la extremidad más afectada en diferentes tareas o ejercicios pautados, con el objetivo de restaurar el lado afectado.

  • Therapy Mirror:

    Otra de las técnicas que  utilizo para la rehabilitación del ictus.Rizzolatti hizo un gran descubrimiento con las neuronas espejo, y más tarde Remanchadran ideó la terapia en espejo, que más tarde sería empleada para personas con hemiparesia. La teoría de las neuronas espejo avala el poder y beneficio de esta terapia.
    A grandes rasgos, consiste en 1 caja cerrada con un espejo en un lateral exterior y con un orificio donde la persona introduce su miembro afecto. En el caso de ser la mano, el paciente verá su mano sana reflejada en el espejo mientras la mueve y le dará la sensación que está moviendo la mano afectada. De este modo, a través de las neuronas espejo, estamos activando las regiones motoras de la mano afectada, lo que ayuda a estimular su recuperación paulatina.

  • Imaginería Motora:

    Es una de las técnicas más nuevas. Parte de la teoría de las neuronas espejo y afirma que durante la imaginación también se activan esas regiones motoras del miembro afecto. La utilizo en algunos casos, y digo algunos, porque hay pacientes que les cuesta realizarla, sobretodo si hay alguna afectación cognitiva o comunicativa. En los casos que la he utilizado he visto beneficios en la mano del paciente y en el desarrollo de tareas cotidianas. Consiste en hacer imaginar al paciente su mano afectada, movimientos con ella y algunas tareas específicas utilizando dicha mano.

  • Movilización del miembro y estimulación:

    Realizo movilizaciones del miembro afectado, estimulando el músculo, los movimientos y normalizando el tono muscular.

Estas son algunas de las técnicas que suelo utilizar en los casos de ictus pero que también utilizo en otras enfermedades, patologías o afectación más allá de los ictus, para abordaje del área o componente que quiera trabajar.

Debemos ser capaces de adaptarnos al paciente y elegir la mejor herramienta que nos permita llegar hasta ella. Cada persona es única, por lo que el tratamiento y el trato también deberá serlo.

«No hay terapeuta sin técnica, ni técnica sin terapeuta. En la variedad de herramientas está la clave»

Espero te haya ayudado mi información y experiencia trasladada en estas líneas, si necesitas algún asesoramiento o ayuda en tu trabajo no dudes en contactar conmigo.

Si estás buscando una Terapeuta Ocupacional, tal vez pueda ayudarte....

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdame a difundirlo 🙏

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

También te podría interesar…

¿Quieres estar a la última en Terapia Ocupacional en el ámbito de la NeuroRehabilitación?

Acompáñame en mi Newsletter para terapeutas y pacientes, donde os hablaré sobre Terapia Ocupacional en el ámbito de la Neurorehabilitación todos los meses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

GUÍA PRÁCTICA DE INTERVENCIÓN EN CASOS DE ICTUS

GRATIS